Para esta sesión teníamos planeado unas imágenes impactantes con el mágico atardecer de Querétaro, pero ese día llovió mucho y estaba completamente nublado, no lo voy a negar, sentí mucha frustración ya que era una idea que había planeado por semanas. Sin en cambio la pareja no bajo el entusiasmo y la situación me forzó a tratar de ir mas allá y jugar con lo inesperado, creo que técnicamente son unas fotos muy buenas pero lo que transmiten tienen algo mágico y me encanto el resultado, no podría estar mas satisfecho de esta sesión, espero que la disfruten.